In memoriam Augusto Cordero, secretario de la Diputación de Cáceres

Por: Ana de Blas Abad (Vicesecretaria de la Excma. Diputación de Cáceres)

En la Diputación de Cáceres hemos sufrido una gran pérdida, la de nuestro compañero, y para muchos amigo, el Secretario Augusto Cordero Ceballos. Se nos ha ido demasiado joven una persona afable, templada, honesta, jovial y muy profesional.

Era cacereño, como lo fue su abuelo, Juan Luís Cordero, también Secretario y fundador en su día del Colegio provincial de Cáceres.  Él era consciente y sentía esa herencia familiar profesional. Siempre ejerció en la provincia. Su carrera en la Administración Local, tras licenciarse en la UNEX, transcurrió por todas las escalas. Comenzó en Valverde del Fresno, pueblo limítrofe con Portugal, donde se celebraba cada año la comprobación de los hitos o mojones de frontera y cauces fluviales fronterizos con la Cámara Municipal de Penamacor, conforme al Tratado de Fronteras con Portugal vigente desde el siglo XIX: una comisión formada por las dos entidades locales comprobaba que los hitos no habían variado y los Secretarios levantaban acta (había comida de hermandad). Dejó buena memoria de su trabajo y también relaciones que mantuvo siempre en sus posteriores destinos. Allí conoció a su esposa, la madre de sus tres hijos (que eran su gran orgullo, y ciertamente tenía motivos para ello), y de allí pasó a Brozas, donde igualmente dejó buena fama y buenos compañeros.

Llegó al Ayuntamiento de Cáceres, al puesto de Oficial Mayor. Siendo un ayuntamiento grande, fue para él un múltiple escenario de su trabajo y fuente de gran experiencia profesional. También cantera de amistades que le han acompañado siempre. Sus compañeros, como comentan algunos de ellos, lo consideran afable, indulgente, tolerante y generoso en todos los aspectos, y nadie puede decir nada malo de él. Señalan que deja huella de persona responsable y trabajadora, siempre dispuesta a ayudar a sus compañeros.

En julio del año 2004 llegó a la Secretaría General de la Diputación Provincial de Cáceres. Ha pilotado desde entonces la parte administrativa de la Diputación, con su complejidad, con gran dedicación; ha colaborado lealmente siempre con los representantes políticos y mantenido unas relaciones cordiales y correctas en todos los casos. Ha gozado de aprecio general.

Como colaboradora suya, en tanto que Vicesecretaria, y sustituta ahora mismo, puedo decir que  fue un buen compañero, que además fue amigo, que juntos hemos pasado muchas variadas situaciones, serias y divertidas, y que le echo de menos. Deseo que descanse en paz.

 

GALICIA: Convocatoria del puesto de secretario/a general de la Diputación Provincial de Ourense

RESOLUCIÓN de 18 de enero de 2021, de la Dirección General de Administración Local, por la que se da publicidad a la convocatoria para la provisión, por el sistema de libre designación, del puesto de secretario/a general de la Diputación Provincial de Ourense (DOG 28/1/2020)

Ver aquí

COSITAL Valencia reúne a sus colegiados en la Asamblea General 2020, celebrada este año de manera online

Un año más, la Asamblea General de COSITAL Valencia ha reunido a colegidos y colegiadas de diferentes puntos de la provincia que no han querido perderse la cita anual. Un encuentro ineludible para los habilitados nacionales que, el Colegio ha decidido celebrar este año de manera online, debido a las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia de la COVID-19.

La jornada comenzó con la celebración de la Junta General Ordinaria, en la que se abordaron asuntos de máximo interés para los colegiados, como la aprobación de cuentas de 2019, la memoria de actividades de 2020 y la aprobación del presupuesto para el próximo año, entre otras cuestiones relevantes. Entre ellas, también se informó a los colegiados sobre los convenios suscritos con diferentes entidades, como los firmados con ADEIT, el Centro de Estudios Financieros (CEF) y la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), en materia de formación -sumado a la inclusión en el presupuesto para 2021 de acciones formativas propias del Colegio en modalidad online-; así como sobre la Constitución de la Comisión de Trabajo de Clausulado Social, encargada del estudio para la adhesión al convenio elaborado por COSITAL Valencia, que ayuda a los ayuntamientos en la implantación de las cláusulas sociales en la contratación.

Asimismo, se trataron temas como la continua defensa del colectivo por parte del Colegio y su intervención en aquellos asuntos que afectan a los habilitados. En concreto de las cuestiones relacionadas con la reserva de puestos con funciones específicas para el habilitados -como es el caso de la supresión de la plaza de Oficial Mayor del Ayuntamiento de Paterna- y su defensa de los mismos ante su posible implicación en procesos judiciales por infracciones generalizadas, solo por el hecho de ejercer sus funciones legalmente establecidas -tal y como ocurrió con la imputación del secretario-interventor del Ayuntamiento de Benirredrá en la conocida como “trama de las asesorías”, absuelto de la causa el pasado mes de enero, lo que deja fuera de toda duda la actuación del habilitado en el ejercicio de sus funciones-.

Tras el repaso por la memoria anual, tomó la palabra la vicesecretaria de la Junta de Gobierno de COSITAL Valencia, María Escamilla, para dar la bienvenida a las nuevas incorporaciones. Seguidamente, fue Jordi García, vicepresidente primero de la institución, quien se dirigió a los habilitados que este año dejan la profesión debido a su jubilación. Finalmente, la presidenta de COSITAL Valencia, Vanesa Felip, se dirigió a los asistentes para agradecerles su presencia virtual en este encuentro anual, para acabar su intervención con un brindis colectivo, al tiempo que reiteró la importancia del apoyo entre compañeros para el buen desarrollo de la profesión.

El encuentro finalizó con un toque de humor que llegó de la mano del actor de doblaje y maestro de ceremonias valenciano, Ramón Pascual, quien se hizo pasar por un nuevo colegiado díscolo de la corporación y logró arrancar las risas de los asistentes durante su interpretación.

JESUS MARIA GONZALEZ PUEYO IN MEMORIAM

En Madrid, a 1 de noviembre de 2020.

 

La última semana de octubre nos ha traído la triste noticia del fallecimiento de Jesús María González Pueyo, Presidente del Consejo General y de la Revista de Estudios Locales CUNAL entre los años 1994 a 2002, y actual miembro de su Consejo de Redacción.

 

Desempeñó la Intervención del Ayuntamiento de Igualada, la Viceintervención del Ayuntamiento de Tarragona, la Intervención del Ayuntamiento de Alcobendas y la del Ayuntamiento de Madrid, donde culminó su carrera profesional.

 

Interventor de Administración Local. Junto a su familia esa fue su razón de ser, su vocación. Una vocación de servicio inherente a dichas palabras que no se limitó a la exigencia profesional en las Corporaciones de destino, sino que se extendió y fructificó en múltiples facetas a lo largo de su vida.

 

La principal, y para él más satisfactoria nos atrevemos a decir, la que pretende glosarse en estas breves líneas de recuerdo, fue la defensa de Secretarios, Interventores y Tesoreros de Administración Local y de su Organización colegial, y que llevó a cabo desde la Presidencia del Consejo General, al frente de unas Juntas de Gobierno muy comprometidas, que unieron la experiencia de la veteranía con el afán de trabajo de la juventud, y que acompañaron su ingente labor siempre desde la prudencia y con el consenso como guía, logrando la transición, la modernización del Consejo General, su adaptación a la nueva realidad política y social en que habría de desenvolverse el ejercicio de las funciones reservadas.

 

En aquel momento, muy reciente la reforma que incluyó en la normativa reguladora de la Escala la libre designación y de los baremos específicos, pendiente de resolución la impugnación ante el Tribunal Constitucional de las leyes que la procuraron y que no se resolvió sino hasta el año 2000, se habría de iniciar el combate contra sus efectos siempre perversos que más de 25 años después, aún persisten en mayor o menor grado.

 

Un combate contra el “cliché demagógico que enfrenta la idea de autonomía local con la objetividad en el nombramiento del funcionario” frente al que “hay que responder, con rotundidad y sin ambages, que autonomía y objetividad no están reñidas en absoluto”, tal y como expresó en la entrevista que concedió a nuestra Revista en 1996, posición que ha mantenido el colectivo desde entonces y que ha expresado siempre en sus Asambleas.

 

La V Asamblea Plenaria de la Escala celebrada en Zaragoza en noviembre de 1997, que presidió, supuso, por su amplia participación, compromiso y calidad de sus debates, un acicate para la Escala y para su Organización colegial, y una puesta en valor de la misma frente a la sociedad para enfrentar una nueva situación que unía a la antedicha reforma la injusta situación de los Secretarios-Interventores cuya integración en el Grupo hoy A1, se logró en 2003, tras intensas negociaciones y superando no pocas incomprensiones del poder político.

 

En el ámbito colegial, su labor en la presidencia se encaminó a sustentar, --frente a muchas voces que, desde muchos ámbitos, incluido el interno, que consideraban a la Organización Colegial un anacronismo--, su condición de institución imprescindible, por su defensa de una profesión y como servicio a la ciudadanía en la medida que tutela el ejercicio de unas funciones, que también lo son, y que agrupa a los más cualificados profesionales de lo local.

 

Los defensores del “anacronismo” vieron su posición truncada con la aprobación en 2000 de unos nuevos Estatutos Generales de la Organización Colegial, anteriores a los ahora vigentes, que vinieron a relevar a los de 1991 que regían “de facto”, que no “de iure”, y a los “de iure” que sí regían recogidos en una resolución ministerial rango menor de 1978; adaptándose de este modo, por primera vez, nuestra normativa colegial a la normativa constitucional, y sobre todo aprobándose y sancionándose posteriormente por la Administración del Estado como consecuencia de un proceso democrático interno y no como resultado de la adición de las distintas regulaciones del alcance de las funciones del colectivo.

 

Sería una omisión imperdonable no mencionar su magisterio, su condición de referente técnico para muchos compañeros y compañeras. Sus manuales en materia presupuestaria, hacienda o ingresos públicos locales así lo avalan, y continuarán haciéndolo, pues ya son clásicos, como lo demuestran las reediciones que de ellos se efectúan con regularidad. Nos consta que mantuvo hasta casi el final esta actividad de apoyo y asesoramiento a todo profesional de lo local que lo solicitara. Su calidad humana, su tesón y talante, solo podían concebir tal actitud.

 

Esta semblanza no puede concluir sin mencionar la labor que más nos atañe y por la que queremos dejar mayor constancia de nuestra gratitud: la modernización de la Revista de Estudios Locales. En 1996 comenzó la segunda etapa de la Revista en la que ahora nos encontramos, fruto del acierto en el diagnóstico de la situación y de la valentía en la adopción de soluciones que su Presidencia adoptó con el apoyo de sus Juntas de Gobierno, que actuaron como profesionales más allá del ámbito que les correspondía para crear un producto editorial atractivo, en constante renovación, mejorando la parca distribución que entonces existía.

 

Todo ello con único fin, que realmente sirviera para lo que la Revista fue concebida: unir al colectivo y darlo a conocer. Los resultados avalaron el éxito en un tiempo donde nada hacía presagiar la revolución tecnológica en la que ahora nos hallamos.

 

Por todo ello, desde la Organización Colegial y la Revista de Estudios Locales CUNAL lamentamos la pérdida de Jesús María González Pueyo y trasladamos nuestras condolencias a familiares y amigos.

Noticias Cosital

Prev Next

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Aceptar consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información